Propuesta Metodológica

La formación como proceso permanente es condición necesaria para el fortalecimiento de los trabajadores y sus organizaciones. Las Confederaciones, Sindicatos, Asociaciones de clase, etc. cumplen cabalmente su papel cuando consiguen asumir su protagonismo transformador. Es, desde ese lugar, que la formación puede desplegar su accionar estratégico pues no solo contribuye para desarrollar mejor la acción política-sindical sino para disputar proyectos de país, de mundo que tengan como fundamento la democracia, la justicia y la solidaridad en busca del buen vivir.